Alejandro Moreno “Alito” es La misma gata, pero revolcada.

El Partido Revolucionario Institucional definirá en unas cuantas semanas – El 11 de agosto –  con voto directo de la base militante a su nueva dirigencia nacional; disputan ese liderazgo, Alejandro Moreno, Ivonne Ortega y Lorena Piñón. Hasta hoy, las condiciones favorecen al candidato Alejandro; mejor conocido como Alito, quien tiene un amplio respaldo del priísmo mexiquense; Alito sabe que sí el resultado que logre en esta entidad  le es favorable, será fundamental para obtener su triunfo sobre el resto de quienes quieren encabezar el partido tricolor pese a sus descomposición y estrepitosa derrota sin precedente ocurrida durante el gobierno Peñista que dio paso al régimen de la 4T .

El Partido Revolucionario Institucional en el Estado de México, cuenta con aproximadamente un millón de militantes quienes al igual que en el resto del país tendrán la posibilidad de salir a las urnas para votar en favor de una de las fórmulas que compiten. Alito, gobernador de Campeche, con licencia, participa en la contienda interna con un fuerte apoyo de los gobernadores priístas y especialmente del mexiquense Alfredo del Mazo. Tiene atrás de él, el corporativismo, acarreo y dinero, sólo en el registro de su candidatura dicen los que saben, que rompió el tope de campaña autorizado para este trabajo de proselitismo. Alito es acusado de estar utilizando recursos públicos y de realizar viejas prácticas coercitivas en el afán de imponerse como absoluto ganador en el proceso.

Ivonne Ortega, quizá es la candidata que le está compitiendo muy fuerte a Alejandro Moreno, el mensaje de Ivonne es:  Los priistas nos estamos jugando todo, “Un partido que tira línea, pierde credibilidad y competitividad o la posibilidad, dice, de construir un PRI de iguales”. Ivonne asegura, que la militancia está cansada y vive el hartazgo de las decisiones de la cúpula.

El ejercicio que se presume “democrático” por la misma dirigencia nacional, tendrá la instalación de 6 mil casillas en todo el territorio nacional, los militantes, la bases, los de abajo, son los que emitirán su voto; seguramente serán acarreados y bajo firme consiga emitirán su voto por quienes los de arriba ya han definido. Sí a los operadores de Alito se les escapan los controles y el manejo de la línea marcada; entonces estaremos viendo renacer a un nuevo PRI en donde sus militantes decidirán libremente quién deberá representarlos.

Es importante advertir, que no son pocos los coordinadores de Alejandro Moreno en los estados del país que se fueron a la cargada en favor del campechano cuando ilusamente creen que ganarán espacios políticos. Los representantes de Alito, es público que son cartuchos quemados que no imponen ni respeto ni liderazgo en el tricolor. 

Por su parte el aspirante que quedó al margen de la contienda interna, Ulises Ruiz, tiene todavía esperanza de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dictamine la procedencia de su inconformidad y pueda regresar legalmente a la competición.

Concluyendo: El PRI debe iniciar desde hoy el deslinde de lo peor. Alejarse de quienes han sido chaqueteros en pasadas elecciones, debe hacer el deslinde de lo más corrupto, y de quienes llevaron a ese partido a la derrota histórica del año pasado.

“Escribir tiene sentido en Libertad”.

@valmanza @ndl_noticias @Expresodetoluca

email: valladares8@hotmail.com