La polinización, en aguda crisis mundial

72

Se inauguró la exposición temporal Vínculos invisibles. Polinizadores y biodiversidad, en Universum, Museo de las Ciencias

El mundo sobrevuela una gran crisis sin polinización. Sin este servicio ecosistémico, el planeta se quedaría por lo menos sin frijol, chile, tomate, calabaza, ciruela, mango, manzana, guayaba, vainilla, además de café, cacao, y sin tequila ni mezcal.

A decir de César Domínguez Pérez-Tejada, director general de Divulgación de la Ciencia, se ha estimado que cerca de 80 por ciento de las plantas silvestres y 70 por ciento de los cultivos de consumo humano dependen de la polinización biótica para la producción de semillas y frutos.

“Es resultado de millones de años de evolución y se relaciona con la diversidad y sus adaptaciones: por lo menos 300 mil especies de angiospermas y la extravagante variedad de formas, colores y fragancias de las flores”, indicó al encabezar la ceremonia de apertura de la exposición temporal Vínculos invisibles. Polinizadores y biodiversidad, en Universum, Museo de las Ciencias, a cargo de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ), y la Dirección General de Divulgación de la Ciencia, en colaboración con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Lazos esenciales

Invisibles, y sin embargo fundamentales para la vida, los vínculos de la polinización son sólo algunos de los muchos lazos que hay en la naturaleza y que en realidad poco apreciamos, agregó César Domínguez.

“Las plantas encuentran maneras realmente rebuscadas para aparearse. ¿Por qué? Porque no pueden moverse, a diferencia de la mayoría de los animales. Las plantas están destinadas a vivir toda su vida en el lugar donde nacieron, germinaron, de tal forma que son incapaces de mover sus gametos por sí mismas; por ello, requieren de polinizadores”, subrayó.

El gremio de animales polinizadores, continuó, es muy diverso, e incluye vertebrados relativamente grandes como marsupiales, hasta pequeños artrópodos que polinizan los pastos marinos; en medio podemos encontrar moscas, escarabajos, mariposas, avispas, hormigas, reptiles, aves y murciélagos. Sin embargo, no cabe duda que los insectos, y dentro de ellos las abejas y los abejorros, constituyen los más importantes.

“La estimación más reciente calcula que el valor económico anual de la polinización en el ámbito mundial es de 217 mil millones de dólares. En México se estima que más de cinco millones de hectáreas de cultivos agrícolas dependen de la polinización biótica y su valor podría ascender a 63 millones de pesos; es por esta razón que la ausencia de polinizadores podría reducir la producción de los cultivos”, resaltó.

Hay casi 316 especies de plantas cultivadas de las cuales 236 son utilizadas en la alimentación humana y el resto en la industria medicinal, ornamental, textil o de forrajeo.

Estuvieron en la apertura, Francisco Suárez Güemes, director de la FMVZ, así como Francisco Javier Trujillo Arriaga, director en jefe del Senasica; Lucía Ruiz Bustos, directora de Estrategias para el Fortalecimiento Institucional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, así como funcionarios de la Sader.

MENSAJES

La muestra proyecta cuatro mensajes principales: la polinización la realizan muchos y diversos tipos de polinizadores; es un proceso trascendental para el mantenimiento de la biodiversidad; un tercio de nuestra alimentación depende de ese proceso, y hay una crisis mundial relacionada con la continuidad de los polinizadores.

Consta de cuatro secciones, más de 20 exhibidores interactivos, instalaciones artísticas, así como una exposición fotográfica.

Los visitantes podrán conocer, interactuar y descubrir por medios manuales, electrónicos, multimedia, audiovisuales y de forma inmersiva, los diferentes aspectos biológicos, así como los procesos en los que participan y los beneficios que nos aportan los polinizadores. Estará abierta hasta el próximo 14 de septiembre.