Denigrante y aberrante

43

-Seis meses después…….

-Por lo penal y por lo civil

-Actitud muy poco varonil

HOY se cumplen seis meses de un suceso que ha denigrado al gremio periodístico, mismo que por el delito de amenazas se ventila en la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

También, se cumplen seis meses de la aberrante decisión que tomó la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX) al expulsar a un consejero y a una asociación fundadora, violentando el debido proceso y la norma estatutaria, por lo que se promoverá la nulidad del acto, por la vía civil.

Denigrante, porque la amenaza surge de un periodista a otro periodista-ambos consejeros de la Fapermex-por un artículo publicado, olvidando el agresor que la libertad de prensa es justamente uno de los objetivos primordiales de la organización gremial.

Aberrante porque, sin conceder el derecho de audiencia y sin utilizar los conductos legales que establece el Estatuto, se tomó la pena máxima estipulada en las sanciones, a pesar de que el motivo de la controversia no estaba asociado con la actividad o agenda de la Federación.

Los hechos se registraron en el marco de la sesión del Consejo Directivo y Comité de Vigilancia de la Fapermex que se llevó a cabo entre los días 8 y 9 de marzo del año en curso en Culiacán, Sinaloa.

El reclamo soez, altanero, insultante, provocativo y amenazante del agresor provocó que el aludido respondiera con sonora bofetada al ya no tolerar los recordatorios maternales ni el señalamiento de cobardía.

Como toda persona carente de personalidad y actitud varonil, el agresor se refugió entre sus amigos consejeros, a quienes les solicitó su apoyo para enfrentar a quien lo “cacheteó”, con el argumento que de él era un anciano decrépito y enfermo.

Lo que no dijo, ni sus amigos tomaron en cuenta para entrar en su defensa, es que esas características de edad y físicas no fueron impedimento para insultar, retar a golpes y llamar cobarde a quien le dejó esa “caricia” en su mejilla izquierda que recordará el resto de sus días.

Cabe señalar que una bofetada no es un golpe para ocasionar daño físico, sino que es una reacción para herir el orgullo y el honor de quien la recibe. Dicho de otra manera, el bocón buscó….y encontró. Así de sencillo.

No se requiere tener más de dos dedos de frente para entender que en ese denigrante caso que empaña al gremio periodístico hubo dos agresores y no uno: el primero, que retó y agredió verbalmente y, el segundo, que reaccionó propinando sonora bofetada.

Luego entonces ¿Por qué la sanción parcial de los “ancianos de la tribu”?

Tan sencillo que era aplicar el estatuto, aunque fuera parcialmente, y deshacerse de un consejero incómodo.

¿El procedimiento? Muy simple: la “víctima” se queja ante la Comisión de Vigilancia, Honor y Justicia; esa instancia concede audiencia al inculpado, emite un dictamen y sugiere sentencia. El Consejo Directivo lo evalúa y propone un resolutivo; y, finalmente, la Asamblea General lo ratifica o lo modifica.

Pero, como la tiranía ha permeado la Fapermex, se optó por una decisión visceral y no con la mente fría, como actúa un verdadero liderazgo en cualquier asociación civil que se jacte de honesta, seria, democrática y transparente.

Tan es así que el titular de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Legislativos ni tan siquiera fue consultado, mientras que los profesionales del Derecho afiliados a la organización gremial optaron por una actitud sumisa a pesar de la flagrante violación al Estatuto y al derecho al debido proceso.

Es muy lamentable que la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos que nació en el mes de mayo de 2002, en Ixtapan de la Sal, estado de México, con objetivos claros y generosa participación, actualmente esté convertida en una entelequia y transformada en un modesto “club de amigos de….”.

Poco más de 70 asociaciones fueron las fundadoras y se incrementó a 114 en los siguientes seis años, con presencia en 28 entidades de la república.

Actualmente, como consecuencia de un mal liderazgo, la Fapermex registra no más de 40 organizaciones afiliadas, con presencia solo en 16 estados.

En marzo pasado se declaró la apertura para relevo de directiva y se eligió al Comité Electoral. Sin embargo, contraviniendo el más elemental requisito democrático, no se emitió la convocatoria en donde se establecen las bases de la competencia ni tampoco se dio a conocer el padrón electoral, para que los candidatos orienten su labor proselitista.

No importa que el relevo ya esté decidido. Lo que importa es que en la Fapermex no se olvide eso que dice que “la mujer del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo”.

¿Lo entenderán?

Creo que no.

Y hasta la próxima.

mariodiaz27@prodigy.net.mx