Ante el diferendo Moreno, se refugia Américo con panistas.

Llama poderosamente  la atención que el senador  Américo Villarreal Anaya,  acabe de  realizar  su  Informe  de labores  legislativas, nada menos que en el municipio de San Fernando, y que, según  trasciende, los padrinos que le costearon el evento, sean personajes emanados del cabildo presidido  por Leticia Salazar en el periodo 2013-2016, en el segundo tercio del sexenio egidista.

  El primero de los personajes aludidos es el ex tesorero  de Lety, Luis Miguel  Fuentes, allegado a Luis Alfredo  Biasi, con los polémicos antecedentes que  ya todos conocemos. Mientras que el segundo de ellos, pero no menos importante, es  Carlos Fernandez Galicia, ex Director de Enlace de programas federales, en el célebre cabildo salazarista.

   Ambos, al parecer, son los proveedores de  dinero, canalizado a  través de la Asociación Civil, fundada por AVA, conocida como “Corazones  Fuertes”. O sea que, si  Américo  llegase al power de palacio, ya sabemos quien va a ser su Secretario de Finanzas.

  Llama la atención que, en lugar de que, el senador Américo  haya realizado  su evento en un municipio morenista, lo acaba de hacer en un bastión del PAN, y financiado por  la gente de Leticia  Salazar  Vázquez, considerada como una de las  damas rebeldes que sufre el castigo político  del gobernador  Francisco  García  Cabeza  de  Vaca.

  De este tipo de  acontecimientos,  se desprenden diversas  reflexiones, dignas de análisis. La primera de ellas, es en el sentido de que, el cardiólogo  tamaulipeco, entronizado en la Cámara Alta,  no las tiene todas consigo, en su desencuentro  político con los  alcaldes morenistas  tamaulipecos.

      Entre el senador y los jefes políticos municipales, hay diferencias de fondo que hasta ahora no se han podido zanjar, sobre todo a raíz de la pasada selección interna de  candidatos a diputados locales, donde chocaron abiertamente las posiciones  de AVA, como aliado de Polevnsky, contra  el power de los alcaldes.

  La segunda lectura que se desprende  del reciente informe de Américo, en el municipio de  San Fernando, es en el sentido de que, el senador  parece dispuesto a  conquistar la  cúspide política de  la candidatura a  Gobernador,  recurriendo a todo tipo de alianzas, recomendables o  controversiales. Pues  ya aprendió que en materia de pragmatismo político,  todo se vale.

  A  propósito de su carrera en el hándicap tamaulipeco de la gubernatura, una interesante entrevista concedida  por AVA  al diario Milenio, en octubre de este año, parece definir la  personalidad del legislador a quien algunos le reconocen méritos propios, y otros  dicen que ganó con la fuerza  de AMLO.

 En dicha entrevista, AVA  se define, como un apasionado del alpinismo, y asegura que ha escalado algunas de las cumbres más elevadas del mundo: el Popocatepetl, el Iztaccíhuatll, el Pico de Orizaba, los Montes Elbrus y Mont  Blanc en Europa, el Aconcagua y el Chimborazo en América.

   Américo compara el llegar a la cima de un volcán o de una montaña, con  la carrera  política rumbo al poder de palacio de gobierno. Dice que se requiere  de esfuerzo individual y tenacidad.

 Empezó a escuchar de política, dice, en las charlas de sobremesa  de su padre, el el ex gobernador  Américo  Villarreal Guerra, (ya fallecido). 

  Insiste en que, los problemas que padece el país, (sobre todo la inseguridad), son equiparables a una enfermedad, que requiere  de una segunda opinión, en este caso, la de la 4T.

  Cuando  en la entrevista, la reportera  de Milenio, Cristina Gómez le pregunta cuales son sus lecturas,  el senador contesta que los Cuatro Libros de Confucio.

 En dichos libros se manejan conceptos relacionados con el perfeccionamiento de la conducta humana. Temas como la moderación, la rectitud, la sinceridad, la honestidad y el decoro, son piedras angulares  en el pensamiento del gran filósofo asiático.

  Si el senador morenista es congruente entre el decir y el hacer, seguramente  que tendrá grandes posibilidades de conquistar la cima política en Tamaulipas. Pero si, solo se trata de una retórica publicitaria, pues entonces, seguramente  que  el Tao, (el camino) utilizado por el senador, no es el adecuado.

Habrá que estar  pendientes de ello.