¿Del gozo al pozo?

MUCHO habrá de trabajar el subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte JESÚS SEADE KURI para impedir la promulgación de la ley secundaria estadounidense en el nuevo tratado comercial que designa cinco inspectores laborales para que vigilen la implementación der la reforma laboral en México.

Bien sea por no leer las “letras chiquitas” o bien por una “chamaqueada” yanqui, lo cierto es que la iniciativa del presidente DONALD TRUMP al Congreso norteamericano, prácticamente borró la sonrisa del alto funcionario mexicano.

Obviamente, SEADE KURI puso el grito en el cielo ante el “agandalle” gringo en el T-MEC, que es el nuevo acuerdo en materia comercial entre México, Estados Unidos y Canadá.

La iniciativa privada azteca ha externado su inconformidad ante la pretendida injerencia extranjera en la legislación laboral en la república mexicana.

El negociador mexicano ha puesto especial énfasis en el cumplimiento del Tratado a que están obligados los países convocados. Argumenta-con razón, por supuesto-que el cumplimiento debe ser de “ida y vuelta”.

Cabe señalar que una de las exigencias norteamericanas en el nuevo Tratado de Libre Comercio es que se mejore la mano de obra de los obreros mexicanos para impedir que sus inversionistas emigren en busca de mejores condiciones de productividad.

Justamente, los sindicatos de los Estados Unidos son un pilar importante del partido Demócrata, por lo que sus miembros en la Cámara de Representantes defienden los intereses de los trabajadores sindicalizados en ese país.

Los días de la presente semana serán cruciales para la negociación de esa ley secundaria que pretende la supervisión del Tío Sam en la reforma laboral mexicana.

Estará por verse si los obreros nacionales realmente resultan beneficiados con el T-MEC y, sobretodo, si los industriales mexicanos aceptan incrementar los salarios para la mejor competencia de mano de obra entre México y los Estados Unidos.

Respecto a otro tema de especial interés para México y los mexicanos, vale la pena precisar que la detención de GENARO GARCÍA LUNA por parte de la autoridad estadounidense muy seguramente se habrá de reflejar en un “efecto dominó”.

De entrada, los tres presidentes anteriores a la Cuarta Transformación se encuentran en el “ojo del huracán”, al igual que los integrantes de sus respectivos gabinetes de seguridad.

VICENTE FOX QUESADA, FELIPE CALDERÓN HINOJOSA y ENRIQUE PEÑA NIETO podrían resultar involucrados en la investigación que lleva a cabo la autoridad del país más poderoso del planeta.

A raíz del testimonio de JESÚS “El Rey” ZAMBADA ante la Corte Federal de Brooklyn en el sentido de que GENARO GARCÍA LUNA recibió “sobornos millonarios” por parte del Cártel de Sinaloa, desde noviembre de 2018, el exsúper policía mexicano fue observado con lupa por parte de las autoridades de Justicia de los Estados Unidos.

Por lo tanto, no es aventurado predecir que los meses por venir serán muy difíciles de enfrentar para los exmandatarios panistas que encargaron a GARCÍA LUNA todo el tema de seguridad en sus respectivos sexenios de la alternancia política en México.

El regreso del PRI a Los Pinos que luego dio paso a la 4T, coloca en grave predicamento al ex Jefe del Ejecutivo Federal ENRIQUE PEÑA NIETO a quien también se le involucra con supuesta o real protección a los cárteles de la droga.

Sin duda alguna, la pretendida injerencia yanqui en la legislación laboral azteca y el juicio al ex director de la Agencia Federal de Investigaciones con VICENTE FOX y secretario de Seguridad Pública con FELIPE CALDERÓN, son temas que atraerán por algún tiempo la atención mediática.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx