EL BAILE DEL TESORERO

 Mientras que la población  del centro tamaulipeco, amaneció bailando con la más fea, al tener que pagar el predial, y   en el colmo  de la incomodidad, tener que hacer largas filas por la supuesta caída del sistema, (invento patentado por Manuel  Bartlett), el Tesorero municipal  del ayuntamiento, Alfredo Peña,  recibió el año bailando con una jovencita, que por su apariencia en el video, no cumple aun los 20 años, o apenas los está  viviendo.

 Este tipo de situaciones, detonaron de nuevo el enojo de una ciudadanía  que  parecía haberse olvidado de todos los excesos cometidos por  las autoridades municipales, encabezadas  por el doctor Xico, a lo largo del 2019.

  Como  ya se imaginarán, hubo de todo en las redes sociales, desde  aquellos que se desahogaron de la manera acostumbrada, con palabras altisonantes, como los que advirtieron que no pagarían  el predial, hasta que Xico  salga, o sea en el 2021.

  En mi particular  análisis, creo que el Tesorero no es el problema, finalmente  él es solamente  un personaje forjado por  las circunstancias del manoteo  económico  y  la degeneración del poder, como  en los viejos tiempos  de la Roma clásica, cuando  los emperadores  se solazaban  con jovencitas, (y también con varones),  en sus grutas  imperiales, ubicadas  generalmente  en las partes más elevadas  de lo que hoy es la capital  italiana.

 Cuando  me enviaron el video (que, por cierto tuvo mucho éxito  entre los cibernautas  victorenses,  de todo  Tamaulipas y del país),  lo primero que pensé  era que  se trataba del ex presidente  Carlos Salinas  de  Gortari, pues  recientemente  estuvo circulando en las redes sociales, algo parecido, donde  Salinas anda muy orondo bailando cumbia  con una guapa mujer.

 Pero nada, pues  se trataba de Alfredo  Peña, un personaje que antes de  llegar a ese cargo, era un chavo modesto, que  solía  escribir  historias  literarias  de corte bucólico en su espacio virtual. Era definitivamente otro  Alfredo. Pero  la lana  y el power  municipal, lo cambiaron por completo. Y  hoy  lo acabamos de  ver como se soltó el pelo, (es  un decir, porque  ya tiene muy poco), y  lo vimos  lucir sus habilidades  de bailador, con una chavita casi adolescente.

 Ver  al  Tesorero  de Xico, en ese baile, que bien pudo haber sido  una especie de Posada en petit comité, bajo el ritmo de un fara fara, de acordeonazo y bajo sexto,cuyos músicos tocaban muy propios  y formales, me recordó  los bailes  del  gobernador  Manuel  Cavazos Lerma. Le gustaba bailar pegadito, y escogía pura jovencita. (Pura carnita de rancho, decía la raza).

  En fin, que, para empezar el año, el show de los funcionarios municipales  estuvo a la altura  de la  desaprobación ciudadana. Y así van a seguir, porque, no hay  manera de revocarles el mandato. Pasarán a  la historia, como una administración municipal viajera y viejera, tal y como  le decían al entonces  López  Mateos,  “López  Paseos”, que tenía una especial  debilidad  por los viajes internacionales  y por las faldas.

 Aunque a diferencia de la administración del 17, López  Mateos  si terminó su mandato, con un alto porcentaje de aprobación. Condición que  no se le ve al cabildo victorense. La candidata  o el candidato a la alcaldía por el PAN, llegado el momento, va a tener que deslindarse  de este ayuntamiento  caracterizado por los excesos de poder, al estilo de Caligula o de Nerón, en los tiempos de la Roma clásica.

—–MEXICO , EL GANADOR DE LA GUERRA—-

  Se oye mal , pero es la verdad: en todas las guerras, los verdaderos ganadores, no tripulan aviones de combate, ni mucho menos se encuentran parapetados tras las trincheras.

   En el caso  del actual conflicto bélico de Estados Unidos con Irán, el disparo en los precios del petroleo, beneficia mucho a naciones productoras como México. Solo para que usted se de una ligera idea sobre el tema, en enero del año pasado, los ingresos mensuales  de nuestro país, eran por mil 700 millones  de dólares.

 Bajo este parámetro,  la república mexicana, donde actualmente  anda el lloradero, y  el estira y afloja por el presupuesto entre  el gobierno federal de la 4T  y los gobiernos de los estados, tuvo ganancias más o menos, por  20 mil 400 millones   de dólares.

 Pero…ojo, el año pasado la mezla mexicana, andaba entre 52 y 53 dólares el barril, pero hoy, con  la guerrita entre  Trump  y los  fundamentalistas  iranies, el precio del barrilito mexicano, se fue  casí a  los sesenta dólares.

 El incremento  fue de más de 4 por ciento, por lo tanto, en esta cuesta de enero, la población  civil mexicana, o sea nosotros, los de abajo, (clases medias, pobres y mega pobres),  somos los que estamos pagando el pato  de la cuesta de enero. Acudimos a empeñar cosas, y  pe4dimos prestado.

   Pero el gobierno mexicano, lease Secretaría  de Hacienda  y Raquel Buenrostro, tienen muy buenos billullos. Facilmente en el 2019 que acaba de pasar, nuestros próceres  obradoristas recibieron más de 384 mil millones  de pesos,  antes de que se produjese el aumento petrolero. Porque ahorita, esos mil 700 millones  de dólares  que se recibieron  en enero del año pasado, fácilmente rebasarán los 2 mil millones   de billetes verdes.

  ¿Será cierto eso de que   ya no hay gobierno rico con pueblo pobre? Sin embargo, al entrar en detalles técnicos, según la información de los cerebritos hacendarios,  solo poco más  del 3 por ciento   de los ingresos  del petroleo  son  destinados al gasto presupuestal, mientras que los paganos somos los ciudadanos  mexicanos, pues aportamos en impuestos, que se convierten en dinero público, más  del 13 por ciento.

  Sin embargo,   al gobierno federal, todo esto se le hace poco, por lo cual ya planean una reforma fiscal, en la cual  se proponen voltearle los bolsillos al revés, a la gente  para exprimirle  más  impuestos.

  Al mismo tiempo, están obligando a las entidades federativas a que, sumen esfuerzos, o sea a que también endurezcan el tema fiscal. Finalmente  la población  mexicana, será la que pague las consecuencias, en un escenario, donde  temas como  la inseguridad y una política  gubernamental  que no incentiva el ahorro, ni tampoco se  le ve creando nuevas fuentes  de empleo, podría  llevarnos a una severa crisis económica  y social.

  El gobierno federal  le está  metiendo mucho dinero a proyectos presidenciales  como el Tren Maya, (¿65 mil millones  de pesos?) se habla también de 150  mil millones. El caso es que le van a inyectar mucha lana  al desarrollo del sureste, una región  que por muchos años  estuvo anclada en un sistema semi feudal y caciquil, en el actual sexenio,  será sometida a un desarrollo  capitalista  sin precedentes en su historia.

Paradójicamente  el hombre que  está  acelerando  la industria y la producción capitalista en el sureste,  es un hombre   con cierta fama  de izquierdista, (aunque ya Cuauhtemoc Cárdenas  dijo en España, que  él no ve a lideres  de la izquierda por ninguna parte en México), lo cierto  es que,  al concluir  el sexenio de AMLO  se le recordará como  el hombre que aceleró el proceso capitalista  en  su región de origen.

  AMLO y  Carlos  Salinas, no se pueden ver, pero en su praxis  de políticas públicas,  se parecen mucho. Ambos, en su momento, han hablado de la modernidad  y de parteaguas históricos.