El arqueólogo victorense, Francisco Mendoza Pérez, llamó a la sociedad a no deforestar el Parque Turístico "Camino Real a Tula", a no introducirse con palas, picos o detectores de metales porque están afectando al abastecimiento de agua en Victoria Foto Mendoza

Alerta Arqueólogo “Saqueo” ecológico del

Parque Turístico “Camino Real a Tula”

4RMS3

Ramón Mendoza S

Reportero

El arqueólogo victorense, Francisco Mendoza Pérez, alerto a las autoridades ambientalistas del estado sobre una latente profanación e imprudente atentado a la ecología en el  Parque Turístico “Camino Real a Tula” por parte de cientos de visitantes que siguen abarrotando este sitio arqueológico.

Ante pidió reforzar más la cultura de protección a la historia e invito a la población a no introducirse con palas, picos o detectores de metales porque están afectando toda esta esfera natural de vida. 

“Aquí entra todo mundo, pero puedes entrar con palas, picos, con detectores de metal, con cuanta cosa, ¿y qué sale?, pues ¿qué va a salir?, más gente viene, se lleva más piedras, se lleva la flora, se lleva la fauna”, detalló el estudioso del tema. 

Y es que señaló que estas acciones causan mucho daño a la naturaleza de la capital tamaulipeca, pues afectan principalmente al tema del agua, que en estos momentos es crítico en el centro de Tamaulipas. 

“Aquí hay fauna endémica, flora endémica, lo más importante aquí son los suelos de esta sierra que nos generan el agua de Ciudad Victoria, y no nada más el agua de uso personal, sino también el agua de riego de toda la cuenca central de Tamaulipas, esa es la importancia”, subrayó Mendoza Pérez. 

De igual manera, celebró que las autoridades hayan implementado el cobro de entrada a este lugar, afirmando también que sí puede haber proyectos sustentables para la sociedad, pero de manera planeada y con total cuidado al patrimonio natural de le Entidad. 

Así mismo, invitó a los turistas a no llegar y prender fogatas en cualquier lugar, pues en temporadas de sequía se pueden salir de control, prediciendo que en un futuro el vital líquido sea más escaso que actualmente. 

“Qué bueno que ya se cobren 20 pesos, pero sí que se pongan esas casetas de vigilancia, que tengamos seguridad, que la gente no llegue y haga fogatas en cualquier lugar, porque ahorita estamos frescos, pero en julio o agosto que llegan más sequías, ¿qué sucede?, pues se nos quema la sierra y dos, tarde años después vamos a tener problemas con el agua”, dijo.