Rosa Jaso Reyna con domicilio en la Calle Pino entre Laurel y Ayacahuite número 691 del Fraccionamiento las Flores denuncio a sus vecinos por “vulnerar las leyes residenciales y del hogar” Foto Mendoza

Responsabiliza al ayuntamiento de Victoria de protegerlos

Ramón Mendoza S

Reportero

La afectada ha explicado que le han robado su calidad de vida y que ya no puede usar su jardín porque solo huele a humo, sustancias toxicas que han penetrado hasta en su casa.

Rosa Jaso Reyna  con domicilio en la Calle Pino entre Laurel y Ayacahuite número 691 del Fraccionamiento las Flores denuncio a sus vecinos por “vulnerar las leyes residenciales y del hogar” haciendo la quema de todo tipo, fumando y teniendo niños ruidosos que han vulnerado su privacidad y la de su hija ya que viven solas.

“Yo ya fui a la Presidencia Municipal de Xicoténcatl González Uresti a poner la queja, me enviaron a ecología, a desarrollo urbano, y la policía donde he puesto de manifiesto el hostigamiento y violencia del que hemos estado sufriendo mi hija y yo” exclamo.

El mayor problema para esta mujer, es que tiene que aguantar el olor  procedente de las barbacoas, carnes, maderas, plástico y sustancias desconocidas  de su vecino siendo ella una persona adulta y enferma. El caso se encuentra en las áreas municipales de ecología y desarrollo urbano desde agosto del 2019 sin que haya pasado nada.

“El municipio ha venido tres veces cuando ellos le hablan y yo he tenido que insistir muchas veces,  entonces yo me desespero por que el alcalde no  nos está haciendo caso, me enviaron a  ecología, desarrollo urbano citaron a la persona y no pasa nada” denuncio.

Sin embargo, no se da por vencida y ha llevado su caso ante los medios de comunicación. 

La mujer ha explicado que le han robado su calidad de vida y que ya no puede usar su jardín porque solo huele a todo menos a naturaleza. Además, también se ha quejado del humo de sus cigarrillos, de la luz que han instalado en el jardín, del ruido que hacen los hijos de su vecina jugando al baloncesto o de los sonidos que emiten.

“Desde agosto del 2019, creo que es un problema vecinal, nos quieren intoxicar, queman palos viejos y de todo le echan por lo que huele muy fuerte en nuestra casa, tenemos que cerrar ventanas, a mí me dio alta presión por esta problemática” afirmo.

“Citaron a la persona y negó toda la contaminación y acecho que hacen contra nosotros, creo que tiene amistad con gente del municipio o les da dinero (mocha) para que no proceda nuestra demanda”.