Casos Peña y Calderón: ¿Le tiembla la mano a AMLO?

En la primera transición política, cuando llega Fox al poder, su discurso en contra de las tepocatas y víboras prietas del PRI  gobierno, pronto se disolvió, en un amasiato político, al viejo estilo. Al final terminó siendo igual o peor que ellos.  Hoy parece estar sucediendo lo mismo con AMLO y  la llamada  “mafia del poder”. Nadie molesta a sus élites.

En México, los ex presidentes de la república, siguen siendo intocables.

 De acuerdo a los expertos en derecho nacional e internacional, ningún ex presidente de la república  es impune ante la ley. Pero si no hay voluntad política del gobierno en turno para enjuiciarlos, seguirá imperando la cultura del borrón y cuenta nueva.

 Primero  corrieron rumores de que  la 4T  iba por el  ex presidente  Enrique Peña Nieto. Pero la pesca anti corrupción  se quedó  en peces menores como su abogado Juan Collado, y  Rosario Robles, misma que, al parecer ya se las  debía, desde los tiempos perredistas, cuando ocurre lo de aquellos vídeos escandalosos que ocasionaron la derrota presidencial de AMLO en el 2006.

  Lo mismo ocurre ahora  con la presunta responsabilidad del ex presidente  Felipe  Calderón  en su complicidad con  algunos cárteles del narcotráfico. todo ello en el marco de la detención de su brazo derecho en el tema de seguridad, Genaro García Luna.

 Habrá que ver, que es lo que hace AMLO  sobre estos dos  ex presidentes  de la república. Por momentos se observa que  le está temblando  la mano, o ¿acaso carecerá de las pruebas suficientes para actuar..? 

 En estos momentos, cuando  el gobierno de AMLO atraviesa por una crisis  política y económica, y ante las múltiples presiones  derivadas de la pandemia y la contracción   de la economía global, una acción penal  en contra  de los ex presidentes, tal vez le redituaría puntos. Aunque también, el país podría verse  estremecido por mayores  niveles  de anarquía  y enfrentamientos. Ser o no ser, he ahí el dilema para el caudillo de la  Cuarta Transformación.

En el caso de Peña Nieto, se podría pensar que, AMLO  le estaría pagando el favor a su antecesor por dejarle franco el paso  rumbo al poder, en el 2018. En repetidas ocasiones, López  Obrador le agradeció públicamente a  Peña, el no haber intervenido en los comicios.

Lo cierto es que, Peña Nieto sigue muy  campante,  ratos en México y ratos en España.  Hace apenas tres días,  el senador por MORENA, Salomón Jara Cruz  demandó  a la Fiscalía General de la República, investigar  a  los ex Presidentes   Peña Nieto  y Felipe Calderón Hinojosa, supuestamente involucrados en los delitos que actualmente tienen en una prisión estadounidense  al ex Secretario  de Seguridad Pública  federal.

  Siendo todavía candidato a  la Presidencia de la república, en mayo del 2018,  López  Obrador  declaró que de llegar  al poder,  no desataría una cacería  de brujas.   El 27 de septiembre del año pasado, ya como Presidente de la república, Andrés  Manuel  dijo: “No vamos a iniciar  denuncias porque también  tendríamos que juzgar  primero a los de arriba.  Nada de juzgar chivos expiatorios. Tendríamos que juzgar  a Salinas, Fox, Calderón y Peña Nieto”.

  “No es mi fuerte la venganza, quiero que la justicia vaya hacia adelante, y lo mismo en el ejercicio del poder público. Lo pasado, pasado”, reiteraría  el tabasqueño.

 Hoy las cosas  parecen ser muy diferentes.   A nivel de columnas políticas  y noticieros  el ambiente  político  está demasiado tenso, y de acuerdo a las declaraciones  del Presidente  López  Obrador, uno  podría pensar que,  ha decidido  ir contra el ex Presidente Felipe Calderón. Recientemente  AMLO dijo que Estados  Unidos debe realizar una investigación a fondo, sobre los posibles nexos de García  Luna con el narcotráfico.

 Apenas  este lunes, circularon presuntas  revelaciones formuladas por la periodista y escritora  Anabel Hernández, en las cuales afirma que, el ex presidente Calderón  estaba enterado  de la relación que su  Secretario de Seguridad tenía con los cárteles  de la droga. Pero todavía peor, la periodista  da a conocer una carta que le habría sido enviada por el narcotraficante “La  Barbie”, donde segura que, el mismo  calderón, presidía reuniones  con el narco”.

  El episodio más  reciente, es el de la ex embajadora  de Estados  Unidos en México, Roberta  Jacobson,  cuando señala que tuvo indicios, aunque no información  confirmada sobre  los presuntos nexos de García Luna, con grupos delincuenciales, en el gobierno de Calderón.

   Posteriormente, en declaraciones  a  la revista  Proceso, Jacobson  habría aceptado que Calderón estuvo enterado  de las relaciones  de García Luna con los narcos.

Lo cierto es como ningún otro sexenio de los tiempos actuales, el de Calderón estuvo signado por accidentes  de aviación que produjeron el fallecimiento de  dos Secretarios  de Gobernación: Juan Camilo Mouriño, el “hermano”  y  delfín sucesorio de calderón Hinojosa y  Francisco Blake Mora, su relevo en el cargo. Hoy, el segundo hombre fuerte  del  Michoacano, (después  de  Mouriño),  Genaro García Luna  está preso en Estados Unidos.