Morena está urgido de un nuevo dirigente en Tamaulipas

Morena deber reinventarse para fortalecerse

Ramón Mendoza S

Reportero

Si Morena quiere lograr algo positivo previo al arranque electoral del 2021 el próximo mes de septiembre requiere renovarse y elegir un nuevo dirigente estatal, expreso el regidor capitalino Fabián Cervantes Tovar.

Expreso que para lograr avanzar se necesita que el Comité Ejecutivo Nacional, envié a delegados para que establezcan esta transición de manera pacífica democrática y sobre todo unidad para recuperar el terreno con vísperas al escenario electoral que se avecina.

“Se requiere de un nuevo dirigente y es urgente que el nacional envié a delegados que se hagan cargo de esta transición para poder avanzar en el trabajo político electoral ue se avecina con vísperas al 2021”· expreso.

El asambleísta local  se pronunció en contra de que el actual presidente del Comité Directivo Estatal, Enrique Torres Mendoza, se mantenga otro año más en el cargo, por lo que es urgente su renovación y reactivación de todas las carteras políticas.

“No sería sano (para el partido) algo así”, indicó.

Coincidió  en que Morena debe fortalecer su formación de cuadros para evitar su declive y mantenerse en movimiento más como partido  y que les permita en los futuro elegir nuevos candidatos y sobre todo ganadores.

“Ahora tenemos una sociedad en proceso de transformación, que se está revolviendo todo y que se están pisando intereses muy poderosos. Morena tiene por delante la gran responsabilidad de ver en ámbitos que no tocan al gobierno cómo se logra la transformación”, dijo.

Cervantes Tovar indicó que así como en el nacional en Tamaulipas consideró que existen dos corrientes dentro de Morena: los que -según él- lo ven como un

partido-partido, que piensan que la tarea principal es ganar elecciones y ocupar puestos de gobierno, y los que lo ven como un partido en movimiento, que lo consideran como un activismo social y reivindicativo.

Recalcó que se necesita reactivar el movimiento para que mantenga un papel activo y que no sea víctima de los vicios de la política mexicana, “no es posible que el eslabón más débil del proceso de la Cuarta Transformación sea el partido”.