Gladys Nery Enríquez Velázquez regidora Presidenta de la Comisión de Bienestar Social en el cabildo de Victoria Foto Mendoza

Impacto del COVID-19 en la seguridad alimentaria debe preverse

Ramón Mendoza S

Reportero

La crisis alimentaria en México y en Tamaulipas es una realidad ante los efectos que constriñen la pandemia del Coronavirus y la ausencia de políticas públicas directas al campo, la producción citrícola y ganadera  según fue expuesto por la regidora Gladys Nery Enríquez Velázquez.

La Presidenta de la Comisión de Bienestar Social en el cabildo de Victoria comento que la pandemia causada por el COVID-19 repercutirá en un incremento del hambre y la pobreza en los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y México.

Refirió que es clave que los gobiernos declaren la alimentación y la agricultura como actividades estratégicas de interés público nacional.

“Sin embargo vemos cierta demora en las políticas públicas sobre todo de la federación  en incentivar al campo, a la ganadería, a la producción citrícola, en una acción que debió preverse” estimo. 

Dijo que es esencial mantener vivo el sistema alimentario para que la crisis sanitaria no se transforme en una crisis alimentaria,

Una de las propuestas de diversas organizaciones  campesinas a nivel nacional como local es reactivar un Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional. Así como, fortalecer acuerdos políticos para impulsar el comercio de alimentos entre los países de la región.

“México tiene reservas suficientes para alimentar a sus habitantes en los próximos meses sin embargo los efectos de esta pandemia como la ausencia de proyectos de inversión son una realidad en este segundo semestre del año y si seguimos así, será brutal para el 2021” enfatizo.

La entrevistada señala que la región norte de México, donde se incluye Tamaulipas ha visto empeorar su seguridad alimentaria en los últimos años. Debido a ello, la pandemia podrá́ impactar de forma severa a aquellos estados y municipios que presentaban ya una inseguridad alimentaria.