En esta reflexión de domingo, quise compartirles extractos de un, para mi, gran discurso que dio ayer el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, con motivo del 102 Aniversario del nacimiento de Nelson Mandela, en el marco de una conferencia virtual organizada por la Fundación Mandela.

Y es que, ahí, dijo: “Hemos sido puestos de rodillas por un virus microscópico. La pandemia mostró la fragilidad de nuestro mundo”

Afirmó que 100 millones de personas más podrían caer en la extrema pobreza.

Que regiones enteras que habían hecho progresos en la erradicación de la pobreza y la reducción de la desigualdad, han retrocedido varios años en unos meses; y que el COVID-19 reveló los riesgos que hemos ignorado durante décadas como lo son los sistemas de salud desiguales.

Pero donde más sentí el discurso del Secretario de la ONU, fue donde afirma que la pandemia también puso en evidencia mentiras y mitos como el de: 

“Todos estamos en el mismo barco”, no, precisó que contrario a ello, “todos estamos en el mismo mar, pero algunos en súper yates, mientras otros se aferran a escombros flotantes.”

En fin, cierro diciendo que es una realidad la enorme desigualdad social y que debemos ser sensibles de que a quienes más ha golpeado duro la pandemia en materia económica, es a los más vulnerables.

Al final esto pasará, y habremos entre todos que construir un mundo menos desigual, más igualitario y sostenible, como de hecho exhortó a los liderazgos en el mundo el señor Guterres. 

De ahí, sin duda, debe partir la visión de los nuevos liderazgos sociales y políticos.