Rompe el PT con la 4-T en la cámara de diputados.

En el año 2018, MORENA se coaligó con el Partido del Trabajo y con el Partido Encuentro Social, para postular a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, habiendo ganado las elecciones y el acceso al Palacio Nacional.

En la misma jornada de ese domingo 1 de julio, los candidatos de esa misma coalición Lupita Covarrubias y Américo Villarreal Anaya ganaron sendas senadurías, y tres candidatos del PES y dos del PT se alzaron con diputaciones federales.

El PAN ganó tres diputaciones federales, la victorense, en alianza con Movimiento Ciudadano.

A nivel nacional, la cámara de diputados estaba integrada de la siguiente manera, de acuerdo a la actualización de datos hecha por la dirección de servicios parlamentarios con fecha 30 de agosto de 2020:

MORENA tiene acreditados a 251 diputados federales, entre uninominales y de representación proporcional; el PAN cuenta con 78, el PRI con 46, el PT, 46. El PRD es el octavo partido representado en la cámara, con 12 diputados.

Sin embargo, esta composición se modificó sustancialmente entre el lunes 31 de agosto y ayer miércoles 2 de septiembre, debido a que algunos diputados federales se cambiaron de partido, a efecto de hacerlos cumplir el requisito de número, para merecer competir por la presidencia de la mesa directiva.

Por ejemplo, 4 diputados del PRD se despojaron de estas siglas y se vistieron de tricolor.

En el arranque del tercer año de gestión legislativa, se renueva la mesa directiva de la cámara baja del Congreso de la Unión. La ley interior dispone que los partidos que hayan conseguido en las urnas el mayor número de curules, ocupen en ese orden, las mesas directivas.

El primer año la presidencia la ocupó MORENA, el segundo, el PAN, y ahora la gran pelea fue entre el PRI y el PT por haber conseguido ambos partidos el mismo número de curules, 46 cada uno.

El PRI le ganó el mandado al PT pues cooptó a cuatro diputados del PRD a cambio de prebendas, en especie o en billetes, para subir su número a 50.

Eso le dio el derecho al partido tricolor de presentar candidata a presidenta de la mesa directiva, resultando beneficiada la señora Dulce María Sauri Riancho. Sin embargo, le faltaron el lunes 31 de agosto unos votos para ser electa.

Gerardo Fernández Noroña, del PT, maniobró entre amigos suyos de la bancada de MORENA, para que no votaran por la ex presidenta nacional del PRI. “Les ganamos”, gritó con euforia cuando se dio a conocer la falta de votos suficientes.

Pero ayer, el PRI volvió a presentar la candidatura de Dulce María y ganó la votación y ya rindió protesta.

Fernández Noroña denunció que se trató de una operación de Estado dirigida por la misma Secretaria de Gobernación, doctora Olga Sánchez Cordero.

El petista quiso conseguir que su partido tuviera el número suficiente de diputados (comprados, prestados, rentados, como fuera) para que lo registraran a él para el mismo cargo.

Fernández es de los más fervorosos seguidores de AMLO, pero ya no. El asegura que el Presidente dio instrucciones a MORENA de ceder la presidencia de los diputados, al PRI.

Rompe Gerardo dos reglas de oro: atribuirle a Andrés Manuel las mismas prácticas viciadas que los llevaron a ellos a derrotar al PRI, y no concederle el beneficio de la duda y platicar el tema en privado.

O a lo mejor hicieron y el petista habría confirmado que el Presidente tiene realmente el control del partido y lo maneja a su antojo.

El caso es que Gerardo Fernández Noroña grabó un video—mensaje de más de 30 minutos de duración, para informar que no renuncia a su pretensión de ser presidente de la mesa directiva de la cámara, y que los diputados de MORENA reciben intensas presiones, para votar a favor de la candidata del PRI, como ya ocurrió, ayer.

Fernández quemó de plano sus naves, con su afirmación categórica y contundente, de que es la misma Secretaria de Gobernación, doctora Olga Sánchez Cordero, la que opera la maniobra para favorecer al PRI.

Dice en su video-mensaje que rueda en redes sociales, que es una absoluta incongruencia, discrepancia y falta de sentido común, que AMLO entregue el manejo de la cámara al PRI, y al mismo tiempo promueva que enjuicien a los ex Presidentes surgidos de ese partido, Salinas, Zedillo, Peña Nieto.

Se declara francamente escandalizado, de que la Secretaria de Gobernación se encargue de hacer maniobras políticas e ilegales en beneficio del PRI, cuando tiene este país un montón de graves problemas sociales que reclaman su atención.

Se pregunta intrigado el señor Fernández Noroña, qué es lo que recibirán AMLO y MORENA, a cambio de la presidencia de la mesa directiva de la cámara federal de diputados.

El mismo aporta una hipótesis, poco consistente pero es ésta: la bancada parlamentaria tricolor habría adquirido el compromiso de no entablar contra el poder ejecutivo federal, controversias constitucionales, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

También especula que seria el pago por haber convocado a la sesión extraordinaria donde la cámara aprobó el acuerdo para que el gobierno pueda comprar medicinas en el extranjero.

Advirtió además, a los diputados de MORENA, PES y PT que se someten a las órdenes de López Obrador, que sus electores se los reclamarán cuando vayan a pedirles los votos para las reelecciones.

Está realmente enojado este petista que en el pasado, anunció su pretensión de lanzarse como candidato a la Presidencia de la República, en 2024.

El pleno de diputados del PT anunció que este es el punto de quiebre de la Cuarta Transformación.

Fueron electos como vice-presidentes Dolores Padierna Luna, de MORENA; Xavier Azuara Zúñiga, del PAN, y María Sara Rocha Medina, del PRI. Bien repartido el botín.

(Agencia de Servicios Informativos).