Ramón Mendoza S

Reportero

Sin previo aviso, los industriales de la masa y la tortilla aumentan a 20 pesos el kilo y encarecen uno de los elementos indispensables en la mesa familiar.

Este fin de semana  cada uno de los establecimientos citadinos  incrementaron el precio del kilogramo del producto, alcanza hasta los 20 pesos, con el pretexto de que “van al día”.

Con letreros y anuncios se dio a conocer que la mayor parte de los empresarios del ramo ya realizaron el ajuste, ya que aunque existe suficiente materia prima, las comercializadoras en esta parte norte del país tienen problemas para distribuir el maíz y la liberación de pagos demora hasta 48 horas.

Dionisio Hernández propietario de una tortillería ubicada sobre la Avenida Zeferino Fajardo de la Colonia López Portillo señalo “A estas alturas en todos lados ya se hizo sus ajustes. Queremos hacer énfasis en que el costo de este producto quedó liberado desde el primero de 1999, y por ello los precios ya no están controlados”, manifestó.

De esta forma Profeco y las autoridades no puede hacer nada en este caso, porque el costo del producto se encuentra liberado desde hace algunos años.

Pese a no haber una regulación en el precio de la tortilla, los responsables de las tortillerías anunciaron que el aumento llego con dos pesos de diferencia, antes se vendía a 18 pesos el kilo. Explicaron que no se trata de aprovechar la contingencia por el covid-19, “Por el contrario siempre hemos buscado sostener los precios, a pesar de los incrementos que se han tenido en los insumos. El problema es que hay escasez de maíz y el precio se incrementó”.