Para  quienes no entienden muy bien lo que viene ocurriendo hacia el seno de MORENA, en esta coyuntura de la selección interna a cargos de elección popular, permítanme decirles que, lo que se está dando, es un terrible estira y afloja  entre los grupos preponderantes del sexenio obradorista, mismos que  ya desde ahora buscan asegurar  enclaves de poder, rumbo a la sucesión  del 2024.  

Este escenario  se encuentra estrechamente relacionado con la lucha de las principales figuras morenistas tamaulipecas que buscan la gubernatura, en la ruta del 2022. 

 Todos sabemos que, Monreal y Ebrard  hacen alianza para imponerse en la lucha por la dirigencia nacional de  MORENA. Sin embargo, en el caso específico de Tamaulipas,  el Presidente  AMLO  le ha confiado al grupo Monreal, la franquicia de la marca  color guinda, y esto tiene una sencilla, pero a la vez, muy interesante explicación: 

 Fueron los Monreales, los  responsables de sacar adelante la campaña presidencial  de AMLO en la circunscripción donde  se incluyó a nuestro estado. Fue aquí donde, desde esos años, se dio un feroz enfrentamiento entre Monreal y su operador político Alejandro Rojas Díaz  Durán, contra el sexenio panista-cabecista. 

 Desde entonces los Monreales  han estado trabajando la plaza tamaulipeca, y han librado importantes capítulos de guerra tanto a nivel interno contra la célebre Yeidckol Polevnsky, como en su papel de guerrilleros políticos cuestionando severamente al cabecismo,  en los tiempos en que el sexenio azul, aun no enfrentaba el desafuero, y  ostentaba un enorme poderío. 

 No es fortuito que actualmente, el Delegado del CEN morenista, sea gente muy cercana a Ricardo Monreal. Ni es tampoco una casualidad que, el flamante Delegado de Gobernación  provenga también de esa misma vertiente de poder. 

 Sin embargo, la llegada de un Ebradrista como Mario Delgado, introduce una nueva variante para el tema tamaulipeco en particular. Ambos grupos nacionales, ( Ebradorismo y Monrealismo),  están de acuerdo en algunas cosas, pero no en todo. Porque los monrealistas, ya traían acuerdos amarrados. Y la dirigencia  de MD, busca introducir algunas sorpresas de última hora.  

Situaciones como la  que actualmente se presenta en la ciudad de Reynosa, reflejan de alguna manera, esta dualidad de la que les hablamos: en este caso  vemos a un Rigo Ramos que estuvo trabajando arduamente por  la causa MORENISTA;  que cumplió con los requisitos de registrarse en tiempo y forma, y que de pronto surge esta inquietante foto del dirigente nacional Mario Delgado con Makito, el hijo de la alcaldesa Maki Ortiz Dominguez. 

  El ganador  con la publicación de esta foto, es Mario Delgado, pues le está diciendo al gobernador  Cabeza  de Vaca, “mira ya tenemos a la alcaldesa de nuestro lado”. Pero al mismo tiempo, se generan suspicacias y dudas, sobre a quien le van a levantar el brazo por la candidatura de la alcaldía morenista. 

 En el caso  de Rigo Ramos, no hay para donde hacerse, porque él ha trabajado básicamente para ser alcalde. Lo demás no le interesa. En cuanto al grupo de Maki y su  hijo Carlos Peña Garza, hay otras opciones. Esto podría significar una salida. 

 Cosa curiosa:  el Delegado del CEN morenista, Ernesto Palacios, de filiación monrealista, simpatiza con la idea de que sea Rigo Ramos el candidato en Reynosa. Pero habrá que ver, lo que dice Mario Delgado, y finamente el que palomea y dice la palabra definitiva; el líder real de MORENA, el Presidente AMLO. 

—¿VERASTEGUI Y GERARDO PEÑA SE DISPUTAN INTERINATO?—- 

Ante el inminente desafuero, y la posible salida del actual gobernador Francisco García Cabeza de Vaca,  se han empezado a barajar hacia el interior de la administración estatal, algunos nombres de los que podrían concluir  el tramo sexenal  cabecista. 

   Entre ellos se cita a  Gerardo Peña Flores, coordinador de la mayoría panista en el Congreso, y  al Secretario General de Gobierno, Cesar Verastegui Ostos.  

Aunque, pertenecientes al mismo gobierno cabecista, tanto el  “Truco”, como GP, pertenecen a dos facciones opuestas, que  siempre han mantenido cierta independencia, y a los cuales solamente los une el tronco común del Ejecutivo estatal, pero entre ellos no hay afinidades. 

  Como cabeza del poderoso grupo Xicoténcatl, el ingeniero Verastegui, se ostenta como el que hasta ahora le ha operado al  mandatario estatal, la política interior de la entidad. En este sentido, el Truco es el que todo este tiempo, le ha hecho al cabecismo, el trabajo que el grupo de los texanos nunca han querido hacer, o sea acciones que no siempre son bien vistas, pero que finalmente son efectivas. 

 La efectividad del equipo de los Trucos,  empieza a ganar notoriedad, desde que,  el de Xicoténcatl preside el  comité estatal del PAN, y gana al PRI por paliza, la gubernatura, en el 2016. A partir de ahí, Verastegui Ostos conquista por mérito propio  un lugar importante en el team cabecista.  

  Sin embargo, en los inicios del sexenio, desde el grupo Reynosa, buscaron que el Truco no llegara a la Secretaría General de Gobierno. Trataron de cerrarle el paso, pero finalmente el gobernador lo  colocó en la titularidad de la oficina más estratégica, para efectos de estabilidad política interna.  

 Durante los dos primeros dos tercios del PAN-gobierno en Tamaulipas,  el  hombre que sirvió de pararrayos  político, fue el Truco, esto quiere decir que enfrentó  las broncas, para que estas no llegaran hasta su jefe. 

 De no haber surgido el tema del desafuero,  Verastegui estaba destinado a servir de cancerbero fiel a la Marca Tam, hasta el final. Sin embargo, ahora, cuando desde lo más alto de la 4T, les han dejado caer un verdadero bombardeo mediático  y político, sobre la familia texano-reynosense del poder sexenal, paradójicamente el Truco ha sido al que menos han tocado. 

 Hoy, una de las grandes dudas que se perfilan, en la ruta palaciega del 2021 en Tamaulipas, es la siguiente: ¿llegado el momento de decidir a quien le va a dejar la silla estatal del 15 y 16 Juárez, por quien se inclinaría el gobernador Cabeza de Vaca? 

 ¿Echará mano acaso del leal estratega y aliado  que le ha demostrado eficacia a lo largo  de  su periodo de gobierno, desde la segunda esquina de Palacio? 

 ¿O Cabeza  se decidirá por el amigo más cercano, el que lo ha acompañado desde el inicio de su carrera política, y al cual mantiene como Coordinador del Congreso de mayoría panista…? 

  Se trata de dos figuras de primer orden,  en el sexenio de los vientos. Habrá que ver cómo evolucionan las cosas.