“¿Digo y ahí qué?” …” Es algo que me gaste con mi bolsillo” …” Si me dan ganas se las enseño y si no me dan ganas, no se las enseño” (la factura) … 

Al que agarraron de bajada por sus respuestas fue al actual alcalde de Victoria han sido lamentables, sus mal logradas y escuetas afirmaciones,  lo único que vienen a confirmar es el boquete y problemón tan grande que ahora tienen sus colaboradores para seguir manteniéndolo con buena imagen  ante los victorenses y los morenistas del estado,  sí de por sí, ya viene desgastada de la campaña por temas de violencia intrafamiliar y en lo poco que va de su administración, no está siendo positiva en temas que no deberían ser problema aclararlos para demostrar que se puede confiar en él y que no será igual  o peor que los que se fueron.

Por su tiempo en el cargo, deberían ser aún tiempos de “luna de miel”  entre los medios y su equipo de comunicación social, que lo único que demuestra a estas alturas es que no dará el ancho para manejo de crisis al verse rebasado porque ni cuerpearlo pudieron en ese momento,  tuvo que salir (mal por cierto) él secretario del ayuntamiento Hugo Reséndiz al disque “rescate”  de su jefe en estos temas, que su equipo a pesar de presumir muchos años de experiencia, no logran apoyarlo para que lleven a buen puerto su administración. 

Esto solo genera que el presidente municipal tenga un reto mayúsculo, que no debe ser al inicio de su administración, el desviar su evidente relación con los hermanos Carmona tema que será casi imposible, tanto administrativamente como legalmente, así como en lo que respecta a su equipo de colaboradores ligados a estos “empresarios”, empezando el listado por el finado director de Obras Públicas.

A todo esto no queremos imaginar las maromas y peripecias que hubiera tenido que decir Gattás Báez, si el cuestionamiento de los medios hubiera sido otro, y que si dichos personajes (los Carmona) señalados de realizar actividades ilícitas a través de sus empresas y que con las ganancias de estas, apoyaron y siguen apoyando económicamente o en especie a él y a políticos tamaulipecos como González  Robledo o Villarreal Anaya, por mencionar sólo los más importantes actualmente en un tema de importancia en algo que es visible ante los ojos de todos los ciudadanos como son los vehículos en los que se transportan o gastos que se generan derivados de su actividad política o los que resulten,  en este sentido , ¿Cuál serían sus respuestas?.

En este sentido Gattás Báez mencionó “es una transacción de particular a particular” ésta declaración lo único que hace es prender los focos rojos,   ya que el edil en caso de confirmarse “el vínculo”, este tema se vería como mentirle a los Victorenses, algo que en morena, no es bien visto además justificado con “su bolsillo” la  adquisición de lo cuestionado (la camioneta marca Tahoe) con motivos seguridad para él y su apreciable familia.

En realidad, estimado lector, lo único que vino a ser estos cuestionamientos, es reafirmar que el vínculo con los “Carmona”, de alguna manera existe dentro de la nueva administración, que es lo importante y cuestionable para el alcalde.

Esperemos en este tenor que la administración no haga favoritismo para ellos (los Carmona) en temas donde el dinero de los victorenses es lo qué hay que cuidar e invertir en empresas de victoria con intereses locales y no en el vecino estado de Nuevo León u en el bolsillo de otros políticos o campañas venideras.

Para terminar y en pocas palabras ¿A cambio de que?  Mientras el pago no sean las próximas licitaciones, contratos o posiciones en el gabinete municipal todo que marche bien para el edil, Pero si la respuesta fuese negarlo todo, entonces si tendrá que poner en corto tiempo sus barbas a remojar como bien lo dijo el senador Monreal.

! Por lo pronto seguiremos viendo si va de bajada o de subida nuestro alcalde ¡

Nos vemos en la próxima lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *