user007@mxpress.mx

Con el tiempo hasta las frases más ampulosas se gastan, las excusas más eficientes dejan de funcionar, y culpar a las mulas no hace bueno a ningún arriero.
“Una mentira puede darle la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga la oportunidad de ponerse los pantalones.”, afirman dijo Winston Churchill.
Decir tres años y muchos niños con cáncer muertos después, que no se surten oncológicos por culpa de presuntos laboratorios corruptos, suena a burla.
La falta de medicamentos en el sistema publico es un hecho real y todo indica que pronto esa y otras mentiras caerán por su peso ¿Tiene credibilidad el Presidente?
La realidad es que los gastos en salud se ha recortado salvajemente, que el Insabi ha sido una tomadura de pelo y que al 4T es ineficiente.
No sólo faltan los oncológicos, en hospitales públicos, faltan medicinas para enfermos crónicos que no podrían suspender tratamientos. No lo hacen, las compran.
Las pruebas contra los laboratorios inculpados por López y su presunta mafia, nunca han sido presentadas, y los hospitales públicos siguen sin abasto.
Y son precisamente esas cadenas de distribuidores de medicamentos acusadas, las beneficiadas con el desabasto en hospitales públicos.
El desabasto aumentó la venta de medicamentos contra la diabetes, hipertensión y otras crónico degenerativas, pacientes que del Issste, IMSS o Seguro Popular, deben comprarlas.
Lleva tres años de excusas, tres años culpando a todos: A los padres de los menores cancerosos, a los laboratorios, al mercado internacional.
Mentiras y mentiras… El 29 de junio pasado: “Ya estamos consiguiendo todos los medicamentos”, dijo, y aseguró que de los principales 25 oncológicos sólo faltaban cuatro.
Afirmó que en Japón les iban a fabricar “de manera especial, por nosotros”, aseguró que se estaba surtiendo y dijo que el gobierno “antes” adulteraba medicamentos
Cuatro semanas después, el 27 de julio: “Afortunadamente ya se tienen los medicamentos, se compraron en el extranjero en varios países para que no falten”, afirmó.
Ayer, con cara dura, López dijo. “Ya estamos comprando todos los medicamentos, y no van a faltar medicamentos para niñas, niños con cáncer, estamos trabajando”.
Y peor: “Siguen en campañas en contra nuestra. Me da mucha tristeza porque están apoyando a mamás, papás que tiene niñas, niños con cáncer”,
Y agregó que tales organizaciones les quitan los medicamentos, “para que nosotros demos marcha atrás y volvamos al mismo sistema de compra de medicamentos a estos corruptos. Pues no”.
“Vamos a distribuir los medicamentos hasta los pueblos más apartados, no van a faltar, me dejo de llamar Andrés Manuel”, dijo López este jueves.
Los padres de niños con cáncer han sido calificados de golpista, por el inepto subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, y ahora AMLO los califica de manipulados.
Se ha dejado de llamar “Andrés Manuel” varias veces, porque mentir es lo suyo, resolver problemas, poner soluciones, no parece ser su vocación.
El 3 de abril de 2019 dijo: “Estoy seguro, ahí sí me dejo de llamar Andrés Manuel, que la mayoría de las escuelas son multigrado en el país”, pero no lo son.
“Estoy seguro que ellos (los papás de los que vandalizaron el 2 de octubre de 2019) no están de acuerdo, me dejo de llamar Andrés Manuel” …
“Me dejo de llamar Andrés Manuel si no terminamos (de construir Santa Lucía) si no terminamos el 21 de marzo de 2022”, prometió el 6 de enero de 2020.
Adjudican a Abraham Lincoln: “Puedes engañar a todos algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todos todo el tiempo.”

Por 200214

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *