MORENA, Gattás y Américo

MORENA, Gattás y Américo

José Ángel Solorio Martínez

La reciente campaña negra contra el alcalde de ciudad Victoria, Lalo Gattás, -se debe inscribir en la coyuntura electoral- no tuvo los resultados que esperaban sus detractores. La inquina panista contra el morenista, está inscrita en las secuelas de la campaña pasada: les ganó la capital, contra una de las estrellas más fulgurantes del panismo victorense, Pilar Gómez.
Esa embestida, se inserta a la vez, en la precampaña por la gubernatura del estado en la cual se han trenzado en una contienda sin referee Américo Villarreal Anaya y el Truco Verástegui.
El despliegue de información oficial -sobre el contrato de compra y venta- de la propiedad en Velamar no parece ser fortuito.
El Notario Público del propietario -Eduardo Vela-, de ese emporio, es -o era- el abogado Carlos Pérez quien tiene el domicilio de su FIAT en Tampico. Es este profesionista, un destacado simpatizante del PAN y admirador del gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca.
¿De dónde se filtró la información, hacia canales informativos como El Norte y Reforma?
No se requiere ser un genio para saberlo.
De hecho, Gattás debe conocer puntualmente a la persona que protocolizó el acuerdo financiero con el Grupo Vela.
De ser cierto lo que se maneja en los corrillos de los Notarios, el abogado Pérez puede ser acusado ante el Colegio de Notarios y ante la Procuraduría de Justicia, toda vez que manejó públicamente, un pacto entre dos particulares. Eso, rompe con la secrecía con la cual tienen que manejarse esos fedatarios, representantes del Poder ejecutivo.
El Norte y Reforma, manejaron -con más envidia, que con dolo- la compra del alcalde capitalino tasando el convenio comercial en más de diez millones de pesos. Con todo, y que el documento de compra-venta, sólo significó un adelanto del costo global del inmueble, bajo la promesa de concretar en pagos el valor de la edificación.
Eso achicó, una información que pudo ser letal para Gattás.
Lejos de aniquilarlo -diferente hubiera sido, si esos datos se dan a conocer con prudencia y profesionalismo en los días previos a la elección de gobernador-, lo vacunó; el golpe, habría sofocado al presidente municipal victorense, como también hubiera lastimado letalmente la campaña del cardiólogo Villarreal Anaya. (Esto, porque Lalo, en el centro del estado, se ha distinguido por ser uno de los más fuertes soportes del candidato morenista a la gubernatura).
La estrategia negra contra el lopezobradorista, va dirigida a minimizar su presencia en el vital, centro político de la entidad. El PAN en el corazón de la geografía electoral tamaulipeca, ha tenido severas pérdidas: en ciudad Victoria, no existe un solo dirigente azul con influencias amplias -desde el triunfo de Gattás- y en la nebulosa zona de Hidalgo y su periferia, los principales actores políticos abandonaron la ideología azul para adherirse a MORENA.
Para acabar el mes, el alcalde capitalino, cerró con una amigable noticia: es el alcalde mejor evaluado del país.
Hasta el día de hoy, MORENA, Gattás y Américo, se ven potentes; cómo nunca se había visto la Izquierda, desde aquellos lejanos días del gobernador y presidente de la república, Emilio Portes Gil, en un territorio excluyente de todo vestigio de izquierdismo de la vida pública tamaulipeca.