¡Urgen lluvias en Victoria! En picada niveles de agua

Disminuye nivel de presas en Tamaulipas

Ramón Mendoza S

Reportero

Las presas de la entidad han perdido 5 por ciento de su capacidad almacenada y siguen a la baja, lo que advierte una grave crisis para los consumidores y los sectores productivos que necesitan del vital líquido para la elaboración de sus productos.

En Tamaulipas, principalmente en la zona de la frontera norte, reportan una preocupante disminución en sus niveles de captación, informó la Comisión Estatal de Agua de Tamaulipas (CEAT).

La presa “Marte R. Gómez” de Camargo, es la única en la entidad que cuenta con una capacidad de abasto de agua normal y por arriba del resto de los cuerpos de agua.

Y ante las altas temperaturas, la demanda de agua, sus niveles han caído un 10 por ciento en las últimas dos semanas.

La CEAT reveló que de un 80 por ciento pasó a un 71 por ciento al corte del 28 de abril.

De manera general, las presas de la frontera tamaulipeca han visto mermada su capacidad de almacenamiento, al descender sus niveles muy rápido en las últimas semanas.

En el informe de la CEAT se dio a conocer que la presa “Las Blancas” en el municipio de Mier, de un 31 por ciento, ahora se ubica en un 18 por ciento y los pronósticos de altas temperaturas no son alentadores.

En el sur de Tamaulipas, el almacenamiento del agua es más crítico, ya que no ha llovido lo suficiente y la presa “Vicente Guerrero” se encuentra en un 25 por ciento de capacidad y disminuye día a día.

De igual manera, la presa “Pedro J. Méndez” en el municipio de Hidalgo tiene una capacidad del 31.66 por ciento, abajo de su captación normal.

Lo anterior, con base en el monitoreo de niveles de las presas en Tamaulipas, hecho por la Comisión Estatal del Agua (CEAT).

La presa “Marte R. Gómez” que se ubica a 60 kilómetros de Reynosa, es la única de las presas en Tamaulipas con un óptimo nivel de almacenamiento de agua con un 66 por ciento.

Según los pronósticos del SMN y la CNA, el panorama es preocupante, ya que ha iniciado la temporada de estiaje y se pronostican altas temperaturas y lluvias escasas, además de un aumento en la demanda del vital líquido.