Harvard vs Universidad Chavira

Makyito, el alcalde de Reynosa, Tamaulipas, anda huyendo.
Decidió tomar las de Villadiego, antes de enfrentar en chirona acusaciones que van desde enriquecimiento ilícito, hasta uso de fondos sospechosos.
Se fue para USA.
Para efectos oficiales, fue a terminar su posgrado en Harvard.
En los corrillos políticos reynosenses, se afirma que salió despavorido para evitar que la justicia le echara el guante.
¿Pero de qué demonios se le acusa a la joven promesa de la política fronteriza?
Se abre el chal: resulta, que hace año y medio, un activista famoso de la ciudad –Marcelo Olán Mendoza– interpuso una denuncia para que Makyito dilucidara de dónde habría sacado los 21 millones que le costó un rancho en el municipio de San Fernando. Con pelos y señales, el denunciante, solicitó a la autoridad llamar al hijo de doña Maky para que aclarara el asunto, toda vez que se infería que el jovencito difícilmente podría ganar aquella cantidad de manera lícita en tan poco tiempo; y más suspicacia generaba, el hecho que nunca ha trabajado en su vida el chico maravilla de la familia Peña Ortiz.
El señalado se acalambró.
Se deduce, que negoció con Olán Mendoza, toda vez que éste aflojó el tono de su denuncia. A esa circunstancia, se sumó un evento que lleva a pensar que acusador y acusado, se tienen afecto del bueno: Marcelo, causó alta en el Ayuntamiento reynosense con el aval y patrocinio de Makyito.
Hasta ahí, todo iba en camino de miel sobre hojuelas.
Olán Mendoza cobraba en el Ayuntamiento, en tanto Makyito gobernaba jubilosamente la ciudad.
El diablo –o al menos, el diablo que se respete– siempre aparece cuando la dicha celestial es desbordante.
No falló, el gran satán.
La enjundiosa queja de Olán Mendoza, se sigue de oficio; es decir: el Fiscal, ante lo dicho por el hoy servidor público reynosense, se le ocurrió hurgar en los archivos penales con la mala suerte que salió Makyito en la ruleta de los enjuiciados.
Las malas lenguas en Ciudad Victoria, afirman que en los tiempos de la demanda contra el hoy alcalde con licencia –por aquellos días precandidato a la alcaldía–, Marcelo fue contratado por el PAN para debilitar al hijazo de Maky y proporcionarle oxígeno al candidato azul, Chuma Moreno.
El francotirador del panismo, llevaba un récord invicto: cobraba en el PAN y le pagan en MORENA.
¿Qué hacer con ese sujeto que ha puesto en predicamento a la familia makyavélica?
¿El avieso Olán Mendoza, seguirá cobrando con Dios y con el diablo?
Cosas de Reynosa: los egresados de Harvard, tienen nada que hacer ante los chavales que terminaron sus estudios en la Universidad Chavira.