Llegaron a su fin las campañas en busca de la gubernatura de Tamaulipas y llega el tiempo de reflexionar sobre quién presentó las mejores propuestas, quién se ganó la confianza de los ciudadanos, quién habrá de cumplir los compromisos y sobre todo quién realmente tiene más ganas de trabajar por el estado y los tamaulipecos.

En esta campaña a diferencia de otras, se vieron cosas inusuales, cosas que años atrás no imaginarían qué sucederían como alianzas de partidos políticos contrarios históricamente e incorporaciones de políticos que pensábamos retirados y sobre todo artimañas mejoradas en cuanto a guerra sucia se refiere.

Sin embargo,  con todas esas atenuantes se logró percibir como un candidato fue tomando fuerza, sumando apoyos tanto de liderazgos como de ciudadanía y caso contrario, se vió como los otros contendientes fueron desinflándose y perdiendo credibilidad  conforme al paso de los días.

¿Qué pasó? ¿Los Tamaulipecos despertaron? ¿Se hartaron? ¿Se desilusionaron? ¿Se revelaron?  o ¿Seguirán de agachados y sumisos? , todos estos cuestionamientos serán respondidos este 05 de junio en la elección que definirá el rumbo del estado para los próximos seis años, en donde los Tamaulipecos serán vistos como cercanos al poder federal o los principales rebeldes de la nación.

Pero si se trata de percepción con miras a lo que se verá reflejado en las urnas,  con evidencias presenciales y sondeos realizados a la misma ciudadanía, la alianza MORENA, PT y PVEM en el estado, tuvo una campaña equiparable a una tarde taurina digna de ser reconocida con todo el espectáculo completo.

El candidato Americo Villarreal Anaya sin duda “capoteo” durante varias semanas de manera exquisita las embestidas de unos cuerno largos y afilados que hicieron su aparición desde el minuto 1 de la campaña.

Realizó varias “chicuelinas” que no sólo desorientaron al “Truko”  si no que vieron cómo era despojado, humillado y menospreciado en el ruedo donde se suponía él era la estrella.

Morena está a días de salir en hombros de la “plaza” llamada Tamaulipas, pero no solo está haciendo la hombrada, si no que está “lidiando” con un excelente “ejemplar  de lidia”que quiere lograr el “indulto” para seguir como “bestia salvaje” pastando desde un corral libre y tranquilo en la ganaderia “Los García”para evitar la muerte política en próximos meses.

Pero sin duda los espectadores vieron como el toro está cansado, desangrándose y lo más importante “muriendo” desde hace varios días en el ruedo, pues los “tercios” de la campaña resultaron completamente contrarios al “astado bravío que salió aquella noche del 01 de abril a jugarse la vida”

Pero…¿Qué hace falta que en estos últimos días?; que llegue el “estoque final”, la salida con aplausos y sombreros volando hasta el  ruedo del “torero victorense”, seguramente con el público volcado sobre él, apoyado de aplausos por todos los que lo alentaron y saldrá en hombros para mostrar “la  dos orejas y el rabo que consiguió de esta arriesgada, exigente y sobre todo dura aventura llamada Gobernar Tamaulipas. 

Nos vemos en la próxima…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *