LA FAMILIA VILLARREAL SANTIAGO UN COMPROMISO CON LA HISTORIA, CON EL ESTADO Y CON LA POLÍTICA TAMAULIPECA.

A partir de hoy los Villarreal Santiago tienen en sus manos una responsabilidad importante para conducir los caminos de un estado complejo en todas sus aristas, el lograr un mejoramiento organizado en todos los aspectos y establecer la política de un gobierno de izquierda con ayuda de la federación; como límite tienen el mandato que habrá de cumplir Américo Villarreal Anaya.

Los Tamaulipecos decidieron en favor del victorense morenista, por lo que la confianza en un Estado del Norte a un gobierno de izquierda, es una prueba de fuego para la familia que tendrá la encomienda de conducir los destinos de un estado fracturado pero con ganas de salir adelante.

Sin duda se dejó en claro en esta elección que la ciudadanía no quiere saber nada del priismo en el estado, al que ahora se le suman los de Acción Nacional, que con solo seis años al frente, demostraron que, o no eran capaces de gobernar o simplemente solo querían embolsarse el dinero de los Tamaulipecos sin pudor alguno, por esta razón les marcaron un alto en las urnas.

Lo que también demostraron los Tamaulipecos en ésta elección, es la falta de confianza y aberración a los partidos históricos, dejando de manifiesto que no se iban a dejar convencer nuevamente por todos esos que buscaron en la alianza del PRI, PAN y PRD una forma de postergar su permanencia en el estado para continuar con las prácticas desfavorables para la población.

La ciudadanía tenía muy claro que ya no querían gobiernos opresores, los que no se preocupan por la población y mucho menos a los que les quitan el desarrollo y oportunidades de bienestar, eso lo tendrá que tener muy presente la Familia Villarreal Santiago, que sí en seis años no logran hacer algo positivo por el estado van a dejar de ser gobierno de la 4 T al termino de su periodo.

Así que con la llegada del gobernador electo Américo Villarreal Anaya pone al victorense de frente con la historia cercana, la historia de décadas y con un futuro prometedor para asumir la responsabilidad de transformar lo que desde hace más de 20 años no sucede en el estado, que es gobernar para todos, dejar un estado económicamente fuerte y sólido para las futuras generaciones, así como no ser un gobernador que se le acuse de corrupción como a todos los ex mandatarios posteriores a su padre.

Desde ahora lo decimos, los tamaulipecos no quieren más casas de lujo en Estados Unidos, hijos que de la noche a la mañana funden empresas de miles de pesos y que sin hacer nada digan que lograron mucho en poco tiempo, no quieren familiares involucrados en las negociaciones del gobierno y mucho menos ganando licitaciones, no quieren inseguridad, no quieren ranchos lujosos, tampoco convenios con huachicoleros, mucho menos que continúe la pobreza y la falta de servicios básicos, en pocas palabras no quieren nada de lo que se ve en la federación ni en lo local.

Por todo esto, el reto es grande y tendrán que demostrar que la ciudadanía después de muchos años supo elegir a un representante serio y con ganas de sanar a un estado de los males que le aquejan y se regrese a la grandeza que tiene y se vuelva a sentir el orgullo de ser de Tamaulipeco.

Si me lo dices con santo y seña aquí lo publicamos nos vemos en la próxima.