Avanzan investigaciones sobre red de traficantes de indocumentados

CDMX.- El Centro de Investigación de la Policía Militar de SEDENA por instrucciones del General de División Diplomado de Estado Mayor Pablo Alberto Lechuga Horta junto al FBI, realizan una investigación en conjunto con más autoridades nacionales, contra personal militar, funcionarios del INM y un grupo de delincuentes pertenecientes a la Columna Armada Pedro J. Méndez, que mantuvieron detenido por cobro de paso a los 53 indocumentados que murieron en la caja de un tráiler en San Antonio Texas.

Según las primeras indagatorias, la Fiscalía General de la República; personal del Instituto Nacional de Migración, junto a varios militares por órdenes del grupo criminal, retuvieron dicho tráiler por espacio de 20 horas aproximadamente en el punto de revisión militar y de inmigración del municipio de Oyama, Tamaulipas

La investigación señala que a una mujer lidera dicha banda de extorsionadores, identificada como Lucero Estrella, hija de la exdiputada Local Nohemí Estrella Leal, perteneciente a la Columna Pedro José Méndez, les exigió pagar 5 mil pesos de cuota «por paso»; a lo que los migrantes como pudieron llamaron a sus familiares en Zacatecas, Oaxaca, Querétaro y Guanajuato, para completar la cuota, ya que tenían amenaza de desaparecerlos.

Al pasar, días después de su retención, el 28 de junio en San Antonio, Texas, en la caja de un tráiler fueron hallados 53 cadáveres de migrantes, varios de ellos mexicanos totalmente abandonados a la orilla de la carretera, donde fallecieron de hambre, sin oxígeno y sin agua.

FBI, asegura GPS y radios. 
Los detectives del FBI siguieron la ruta del camión descubriendo que entró por Laredo, Texas, cruzando uno de los puentes internacionales de Tamaulipas, en Nuevo Laredo, por lo que pidieron la colaboración del estado mexicano, para determinar las partes de investigación y responsabilidades.

Los agentes de los Estados Unidos interceptaron llamadas telefónicas y el GPS de la pesada unidad, habiendo atravesado por las carreteras de Linares, Hidalgo, Oyama y Ciudad Victoria.

Autoridades de Estados Unidos en conjunto con el Gobierno mexicano y solicitaron informes sobre Nohemí Estrella, su hija Lucero, y un policía de nombre Lupe, encargado de cobrar los sobornos.

Homero Zamorano y el chófer del camión, ya se encuentran en resguardo en la oficina del Sheriff del condado de Bexar (San Antonio) Texas, quienes serian juzgados y alcanzarán la pena de muerte, confesaron haber entrado por Nuevo Laredo.