La sucesión en Tamaulipas se torna cada vez más gris y sin duda nada fácil, el gobierno saliente está dejando en fango la administración que está por terminar y llegar a caminar sobre ese terreno se vuelve todo un reto que llevará meses poder transitar.

Por ello, analizar y razonar una invitación que será inminente por parte del Gobernador electo a varias figuras para conformar su equipo, se vuelve sin duda una de las decisiones más trascendentes para los invitados, donde en primera instancia no pueden decir que no y segunda deben tener capacidad para resolver lo que les dejen y construir algo mejor de diferente forma.

Las encuentros y recorridos que ha realizado Américo Villarreal Anaya para ir dando mensajes a través de sus canales de comunicación de quienes conformarán su equipo de trabajo, son apenas una muestra de lo tenso que se volverá el llegar a palacio de gobierno en próximos meses. 

Ante esto, el cuestionamiento surge ¿Será adecuado aceptar ser parte del equipo sin conocer cómo quedarán en cuestión administrativa las diversas Secretarías?

Los grupos de transición toman importancia en este tramo, por lo que cuestionar lo que observan mal de la administración saliente será trascendental para que los que reciban tengan claro a donde conducir su trabajo. “Aquí es donde les pregunto a ustedes” (diría un famoso expresidente) ¿Habrá revisiones por encimita o a fondo? Y por último ¿Sería crucifixión política declinar una invitación al gobernador electo, para no hacer el ridículo y luego pasar a ser linchado por incompetente por las condiciones en que se recibiera el cargo?

Sin duda, muchos quieren tener la oportunidad de estar en el primer círculo del gobernador entrante y tomar peso en el Estado como titulares de cada una de las Secretarías del gobierno Estatal, pero llegar ahora podría ser caótico y hasta inepta la decisión, por cómo se vislumbra dejarán el estado los panistas, donde los primeros meses o años serán fundamentales para tratar de componer el tiradero que van a heredar para dar gobernabilidad y mejores condiciones  a los ciudadanos y no se convierta en gobierno de excusas y en su caso para que los que se incorporen en una segunda etapa puedan ser los que se cuelguen la medalla, muchos de ellos hoy en día ocupan lugares en el Congreso de la Unión, Congreso del Estado y algunas alcaldías, donde desde ahí tendrán monitoreados los lugares a ocupar, dando tiempo para que ese grupo llegue con menos compromisos (esos que ahorita se habrán de pagar para los que ayudaron a ganar) y formar un futuro más prometedor para dar buenos resultados y ser mediáticamente bien vistos ante la opinión pública.

Así de difícil está tomar la papa caliente que se viene, o esperar a que la mesa la sirvan para poderla degustar rico y a su tiempo en la estructura del gobierno del estado.

Si me lo cuentas con Santo y Seña lo publicamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *