-Requiere de San Lázaro y 17 congresos locales
-Candidatos morenistas preferirán zona de confort
-¿Corrupción e incompetencia serán los rivales?

LA meta del gobierno de la Cuarta Transformación y su Movimiento de Regeneración Nacional no se circunscribe a mantener la mayoría legislativa en la Cámara de Diputados; también requiere de refrendar la supremacía morenista en, al menos, 17 congresos locales.

En efecto, la justa electoral más importante, numerosa y competida en la historia de México es de vital importancia para la continuidad del proyecto de nación del presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

De ahí que, reconózcase o no, el creador de Morena pretende influir en la decisión de los electores a pesar de que no aparecerá en la boleta electoral que los ciudadanos en edad de votar cruzarán en las urnas electorales el próximo 6 de junio.

Actualmente, el gobierno de la 4T mantiene mayoría en 18 congresos locales, lo que le permite a la LXIV legislatura en la Cámara Baja del Congreso de la Unión llevar a cabo sin contratiempos reformas constitucionales que exigen la aprobación del 50% más uno, de los congresos locales.

AMLO sabe, bien que sabe, que sus promesas de campaña a aterrizar durante su sexenio dependen, sin lugar a dudas, de la supremacía en el palacio legislativo de San Lázaro y, en al menos, en 17 congresos locales. Las reformas constitucionales por mayoriteo de diputados morenistas y sus aliados requieren, ineludiblemente, del apoyo de los legisladores de por lo menos 17 parlamentos locales.

Del mismo modo, reconózcase o no, lo cierto es que el jefe del cuatroteísmo, con el acotamiento que exige la veda electoral, aprovecha las conferencias mañaneras para enfocar sus baterías en hechos del pasado para dos fines determinados: uno, mantener su rating de popularidad entre el electorado y, otro, seguir “machacando” los errores y corrupción de los sexenios neoliberalistas y conservadores en franco apoyo a los candidatos de la corriente partidista que lo llevó al Palacio Nacional.

Tal vez la estrategia de campaña obedezca a que, en 219 de los 300 distritos electorales federales, Morena y sus aliados enfrentarán a la coalición integrada por el PAN, PRI y PRD. Es decir, la 4T no tiene enfrente precisamente un “pedazo de pastel”, por lo que tiene que “echar toda la carne al asador”.

Obviamente, del éxito de la competencia eleccionaria mucho dependerá la participación y desenvolvimiento de los abanderados morenistas durante el período de proselitismo. Si los candidatos deciden mantenerse en la zona de confort y apostarle al muy generoso porcentaje de aceptación ciudadana que mantiene el presidente LÓPEZ OBRADOR, estaría en riesgo la continuidad del proyecto de nación del gobierno de la Cuarta Transformación.

Un análisis que podría sugerir indicios de inducción establece que, hasta el momento, la alianza PAN-PRI-PRD navega con banderas desplegadas en los estados de Baja California Sur y San Luis Potosí. También, el mismo estudio indica que Morena podría perder la superioridad legislativa que mantiene en 18 congresos locales y mantener solamente el control entre 12 y 14, lo que, en consecuencia, sería un serio obstáculo para la aprobación de las reformas constitucionales que requiere la 4T.

Como es evidente, la madre de todos los procesos eleccionarios en la historia política de México no envuelve única y exclusivamente el cambio de poderes ejecutivos estatales y renovación de la Cámara de Diputados como atractivo principal. La decisión de los electores decidirá el rumbo político, económico y social del país.

Una perspectiva que quizás no mantenga la justa objetividad, precisa que, en el actual proceso eleccionario medirán fuerzas, los ladrones, por un lado, y el incompetente, por el otro.

¿Cómo la ve?

DESDE EL BALCÓN:
I.-Por alguna razón ineludible y de suma importancia, OBIEL RODRÍGUEZ ALMARAZ, candidato de la coalición PVEM-MORENA-PT por el X distrito local con cabecera en H. Matamoros, Tamaulipas, decidió solicitar la cancelación de su participación, ante el Instituto Electoral de Tamaulipas. Posteriormente se aclaró que estaba registrado como titular en un partido y suplente en otro, por lo que, supuesta o realmente, decidió “bajarse” de la actual contienda electoral.
RICARDO GAVIÑO CÁRDENAS y KARINA ENSIGNIA MORALES, dirigentes estatal y municipal del Partido Verde Ecologista de México, respectivamente, habrán de determinar la sustitución en la titularidad de esa candidatura.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx