Es al poeta romano Virgilio, a quien se atribuye la frase: “La fortuna favorece a los valientes”.

Y con esta crisis sanitaria que tenemos encima, el llamado a los victorenses es a ser valientes.

Me explico. Generalmente asociamos la valentía a riesgo, a ser “aventados” y fuertes. Pero, “valiente”, como adjetivo de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, también significa ser eficaz y activo en su línea, física o moralmente.

Creo que todos necesitamos de todos, debemos ser valientes; que hoy serlo NO es “arriesgarse estando en la calle como si nada”, NO es pensar “a mi no me va a pasar”, y mucho menos es ver al Coronavirus temerariamente, como retándolo.

Lo que está pasando a nuestro alrededor, nos obliga a ser valientes en la connotación que les di: a ser pues, efectivos y activos, física y moralmente. Esto es: ser responsables, y quedarnos en casa lo más que podamos, lavarnos las manos cuantas veces podamos y estar atentos a las recomendaciones oficiales permanentemente.

Solo así, tendremos la efectividad deseada y podremos disminuir tanto como sea posible la propagación del virus en Victoria; está científicamente demostrado que el mejor frente que podemos hacer contra el virus es, además de la higiene, evitando el contacto con la gente, seamos entonces valientes y asumamos cada quien nuestra responsabilidad. 

Lo más valiente hoy para protegerte a ti y a tu familia es ser prudente: pecar de miedoso, no saludar a nadie de mano, guardar la sana distancia.

Solidaridad, victorenses. ¿Con quién? Con los demás victorenses. Solidaridad con nuestras familias y responsabilidad mutua en casa: hasta con nuestros más queridos opera la “sana distancia”. 

Solidaridad de gobiernos con toda la gente; de gobiernos con empresarios; de empresarios con trabajadores; y también, de trabajadores con empresarios. Todos, cada uno proporcionalmente a nuestras necesidades, viviremos escenarios complejos. No será fácil. 

Pero estoy seguro que si somos responsables y valientes, tendremos la fortuna a la que se refería Virgilio, y superaremos esto j u n t o s.