La Comuna

El pago del Calabazo, a las empresas de los Carmona

José Ángel Solorio Martínez

El alcalde de MORENA de Río Bravo, Tamaulipas, Héctor el Calabazo Villegas, está resultando todo un pájaro de cuenta. Está bajo sospecha por un millonario fraude a ejidatarios del Plan del Alazán -16 campesinos acusan a su socio, Silvestre Reséndez Muñoz de esos hechos presuntamente delictivos- y ahora, sale a flote los oscuros negocios que realiza con la obra pública del Ayuntamiento que encabeza, con los ahora famosos hermanos Carmona.
Estos nuevos datos que salen a la luz, vinculan al alcalde riobravense, directamente con los fraternos reynosenses que financiaron más de una docena de campañas a candidatos morenistas en Tamaulipas.
Los soportes económicos del Calabazo, se coligen toda vez que dos empresas de esos personajes están realizando casi el 100 por ciento de la obra pública en el municipio.
El grupo empresarial PERMART, con base en Reynosa, Tamaulipas tiene a su cargo el manejo de más de 20 unidades para la recolección de basura. Es decir: a contracorriente de lo que plantea la IV T de nunca jamás privatizar los servicios públicos, el supuesto lopezobradorista que ahora gobierna Río Bravo, ya entregó a manos privadas la limpieza del pueblo.
Y no porque sea un corporativo eficaz y barato; no nada de eso: fue entregada la concesión por el Ayuntamiento riobravense, como retribución por los dineros que inyectaron a la campaña esos ciudadanos hoy investigados por la Fiscalía de la federación.
Se presume que PERMART fue dada de alta en el padrón de proveedores de la Presidencia, en un santiamén por las recomendaciones con las cuales se presentaron sus propietarios.
De igual forma, otro negocio denominado JOSER, publicitado como un establecimiento para la venta y renta de maquinaria pesada, tiene un grupo de más de 20 trascabos, caterpillar, motoconformadoras, aplanadoras, en renta para la ejecución de obras de mantenimiento urbano y de bacheo.
¿A cuánto ascienden los contratos?
¿Se licitaron esos servicios?..
¿Cuál es el monto de las rentas de esas máquinas?
¿Los contratos fueron realizados en forma legal?
¿Qué papel están jugando los regidores ante tan escandalosa e irregular -por decir lo menos- conducta del Presidente, Héctor Villegas?
¿Y el Congreso del Estado?
¿Y la diputada Casandra de los Santos, tendrá vista para percibir esas engañifas del Calabazo, o ya le echó el ojo a otra periodista para vapulearla?
En tres meses, el Calabazo, enseñó mas colmillo y mañas, que otros alcaldes como Carlos Ulivarri, Diego Guajardo o aquel famoso abogado conocido como el Manitas, que dejaron temblando los fondos del Ayuntamiento riobravense.

Por 200214

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *